martes, 17 de abril de 2007

Deseo un Hombre nuevo



El día está muy nublado… Este cielo negro de nubarrones preanuncia una tormenta fenomenal…
Momento propicio para la reflexión…

En estos tiempos está instalada la idea de alegría o bienestar, asociada a situaciones equívocas…
En una propaganda de cigarrillos, por ejemplo, el deporte está siempre presente.
Extraña forma de divulgación la nuestra.
Digo nuestra, porque todos lo permitimos y lo aprobamos. No interesa si después de la escena maravillosa hay un cartel que diga que es perjudicial para la salud, eso es lo de menos, a quien le importa…
Y así caminamos en medio de la contradicción permanente, como si nada…

Somos una sociedad básicamente mentirosa.
El lugar que te toque es intrascendente, igual desde ese lugar se miente a rajatabla…

Mentimos en las encuestas, en la sexualidad, en el afecto, en el placer, en las valentías, en los fracasos, en los miedos, en absolutamente todo tenemos alguna mentira en el medio.
La sociedad tiránica y absolutista (somos todos) te dice qué hay que sentir y cómo, en cada momento de tu vida…
Y entonces uno sabe que debe decir que quiere a los padres, aunque no los quiera.
Que quiere a los hijos, aunque no los quiera.
Que no soporta la infidelidad aunque la soporte.
Que goza de un orgasmo cuando no siente nada.
Bla bla bla.
¿Quién no tuvo miedo?
¿Quién no fracasó alguna vez?
¿Quién no se enamoró de quien no correspondía?
De una sobrina, por ejemplo.
¿Quién no se alegró ante la muerte de alguien que detestaba?
Quién... Quién...¿Quién no?

… Y así sigue el mundo dando tumbos porque no se sincera y al negar su responsabilidad pone en jaque su existencia.
Los Judas, los Hitler, los Pinochet, los Stalin, los Videla, los Bush existen porque representan y esa repulsa a reconocer la naturaleza humana de esa representación es lo que permite que la civilización no avance, o lo que es mucho peor, que avance hacia su autodestrucción.

P.D.: Para que el concepto se entienda está expresado en forma extrema.

13 comentarios:

El Gato dijo...

Estaríamos en un todo de acuerdo... casi lo estamos. Lo único sería quitar a Lenin y poner a Stalin. Y mirá que te lo dice un marxista-leninista... o sea un dinosaurio!!! Ahora, lo increíble es ver como el mundo sigue en esta loca carrera. Decía Zitarrosa que lo triste era ver a la mariposa ir una y otra vez hacia el foco hasta caer extenuada y morir. En nombre de la mentira, EEUU destruyó a la hermosa Bagdad. En nombre de la mentira los Pinochet, Videla y Cía. torturaron y asesinaron. Y nosotros, como la mariposa... seguimos yendo una y otra vez hacia el foco...

María Inés dijo...

Querido Gato:
Tomé tu posta e hice el cambio.
En cuanto al tu comentario te digo "que el hombre es el único animal que tropieca dos veces con la misma piedra."
La idea del post pasa como es evidente por una autocrítica.
No necesariamente debemos hacer cambios gigantescos, pero si empezamos por los más pequeños...
¿No estaríamos poniendo un granito de arena para el gran desierto?
Un beso y cariños

Juan Lucas dijo...

Y en manos del pueblo, en mano de nosotros mi amada María Inés, está el educar, el enseñar a las futuras generaciones que esos judas, Stalin... son trabas, frenos para que se realicen como seres humanos, como personas.
María Inés, no debo recordarte pues se que lo sabes mejor que yo,que condenado esta a repetir la historia aquellos que no aprendieron de ella.
Seamos pues los suficientemente valientes para gritar alto y fuerte lo que queremos.
Besos mil.
Juan Lucas.

lanobil, dijo...

Este post es de mis favoritos; Apocalíptico, sincero y concreto. Felicidades y saludos.

Luna Agua dijo...

Que sorpresa leerte por acà.

Las cosas que tenemos que hacer y las cosas que esperan tenemos que hacer. Si nos equivocamos las correcciones iràn con làpiz rojo... que todo el muno de cuenta de eso.


Pronto seremos los espartanos lanzando a nuestros hijos imperfectos por lo alto de la montaña.... ahora si pagamos!!! puede que pasemos.


Interesante tema.

María Inés dijo...

Lunita de agua:
En realidad este mensaje es totalmente ajeno a los jóvenes.
Tiene que ver con los roles ya establecidos.

deborahadaza dijo...

Muy interesante, cierto, mentimos impunemente y sin remedio, eso es no sólo estupido sino triste, pero lo hacemos, y sí insisto, leerte da ganas de tomar café, ahí juntas, sentadas podríamos charlar sobre esto y quizá buscarle una solución una resignación, o simplemente charlar...

chau señora.

María Inés dijo...

Débora:
Realmente me quedan la ganas de tomar un café juntas porque son muy pocas las personas que se enganchan con estos temas filosóficos que es tan lindo debatir para encontrarle la vuelta a la cosa y que no quede en una crítica nada más.
Esa es la idea, al menos tú me has entendido.
Cariños

galatea dijo...

ah! cómo cargamos el aire con tantas y toOntas mentiras, infectando como con las ondas de los celulares, por que también decimos mentiras por los celulares.

María Inés dijo...

Galatea:
En realidad todos mentimos, muchas veces a nosotros mismos, pero la idea es sacarle punta al lápiz y ponernos a escribir las posibles salidas que entre todos le podamos encontrar al tema y si no lo solucionamos por lo menos ejercitamos la dialéctica que nos enriquecerá mucho y nos acercará mas.
Eres una luz en mi camino, ojo donde me llevas.
Jajajaja!!!!!!!

galatea dijo...

jajaja... la café de la esquina!...

María Inés dijo...

Jajaja!!!!!!

Senén dijo...

Interesante y compartible. He mirado con mucha atencion el grafismo que pusiste como acompañante del escrito, creo que es uno de los del vidente argentino ¿Parravichini? no recuerdo el nombre. Pero tiene lo suyo, como el Nostradamus. (Vidente por vidente, no por tener dos dientes, atenti)
Saluti tanti
Senén
Gracias por pasar por el blog, vere de empezar a contestar alli mismo.